Carmena busca desatascar la ‘operación Calderón’

Editado por el 15 Enero, 2016

En medio de la tormenta provocada por el grupo chino Wanda sobre el proyecto de reforma del Edificio España, el Ayuntamiento de Madrid de Manuela Carmena se ha reunido con el Atlético de Madrid para despejar la conocida como operación Mahou-Calderón. Se da la circunstancia de que la compañía asiática es accionista minoritario (20% del capital) del club de fútbol madrileño y, además, la reunión se produjo el pasado martes, cuando se conoció que el grupo abandonaba la emblemática rehabilitación en la plaza de España.

El martes, José Manuel Calvo, concejal de Urbanismo, se reunió con las partes implicadas en esta operación urbanística, según confirmó el consistorio y Mahou. El motivo de la reunión fue “seguir negociando”, según fuentes municipales, con el Atlético de Madrid y con la empresa cervezera.

Aparte del concejal, en la reunión estuvieron presentes Luis Cueto, coordinador general de la alcaldía, y Enrique Cerezo, presidente del Atlético, según fuentes municipales. Este equipo de la La Liga, sin embargo, declinó hacer comentarios sobre el encuentro, ya que lo enmarcan dentro de los contactos habituales con las autoridades. También acudió a la negociación un directivo del grupo Mahou-San Miguel. El objetivo, desencallar una operación que está judicializada y paralizada por los tribunales.

En paralelo, estas mismas partes se reunieron el pasado diciembre con las asociaciones de vecinos en una mesa para acercar posturas, en la que también estuvo presente el concejal.

La operación se puso en marcha en 2009, cuando era alcalde Alberto Ruiz-Gallardón, en el que se permitía a los promotores –Atlético de Madrid y Mahou-San Miguel–, a través de una modificación del plan general de urbanismo de la ciudad, aumentar la edificabilidad sobre los terrenos que ocupa el estadio Vicente Calderón y la antigua fábrica de cervezas de Mahou en el barrio de Arganzuela, junto al desarrollo del Madrid Río y de la avenida M-30.

La idea original afecta a unos terrenos que ocupan 204.000 metros cuadrados, de los que 61.000 corresponden al actual solar de la antigua fábrica, 31.000 al Calderón y el resto al consistorio de la capital. El ayuntamiento permitía una altura de los edificios por encima de la norma que la Comunidad de Madrid, aprobada por Esperanza Aguirre, que limitaba las nuevas viviendas a un máximo de tres plantas. Con el objetivo de que la operación fuese rentable, sin embargó se permitía levantar 10 rascacielos y torres en la zona.

Además, FCC llegó a un acuerdo con Mahou y Atlético para convertirse en el promotor de las obras, a cambio de asumir el soterramiento de un kilómetro de la M-30 que discurre junto al Calderón y de terminar las obras del estadio de La Peineta, que el club tiene previsto estrenar para la temporada 2017/2018.

Pero por sendas demandas de una peña atlética llamada Señales de Humo y de la asociación Ecologistas en Acción, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid paralizó el nuevo plan parcial para la zona y, por consiguiente, el proyecto. Actualmente, Mahou, Atlético y ayuntamiento tienen recurrida la decisión de la Justicia. A su vez, las asociaciones de vecinos de la zona están en contra de esta operación, ya que consideran un exceso de edificabilidad para el barrio.

Lineas rojas del Ayuntamiento

La solución llegaría de una modificación del plan, aunque el gobierno municipal pone sus líneas rojas. “No permitiremos cambios para que se consiga artificialmente una mayor edificabilidad en la zona. Además, revisaremos el plan parcial para que incluya las demandas de los vecinos. Y, por último, el proceso está judicializado y, por tanto, tal como está no puede seguir adelante ahora mismo”, comenta una portavoz oficial de la concejalía.

Justo el día que se reunían con los promotores, se conocía que Wanda, el accionista minoritario del Atlético, abandonaba el proyecto del Edificio España, por el que pagó 265 millones de euros al Santander en 2014.

Edificio España

Las discrepancias con el Ayuntamiento y Comunidad han provocado que la empresa del magnate Wang Ling haya puesto en venta el rascacielos. Ayer, la portavoz del Gobierno municipal, Rita Maestre, insistía en que se reunirán con representantes de Wanda, pero hasta el momento no han tenido “notificación oficial” del abandono, por lo que el equipo consistorial sigue adelante con la tramitación. “El Ayuntamiento no tiene constancia de forma directa de que se haya producido un cambio en el Edificio España”, declaró.