Mordaza científica

Editado por el 3 Abril, 2017

Los científicos norteamericanos ya no pueden hablar de cambio climático, mientras los datos sobre el Ártico están siendo borrados. Ocultar la información no soluciona el problema, ni crea más empleos, ni hará a Estados Unidos más grande.

Trump ya ha empezado a poner la mordaza a la comunidad científica. Según informa Politico,  funcionarios del Gobierno han indicado a los científicos de las agencias gubernamentales que de ahora en adelante deben evitar hablar de cambio climático, reducción de emisiones o de los acuerdos de París. Esto está llevando a que los científicos moderen su lenguaje y den la vuelta a sus frases para evitar los términos desaconsejados, una constatación de que la censura está haciendo su efecto en la comunidad científica. Pero las denuncias tampoco cesan. La directora de…

Tendencias 21 (Madrid). ISSN 2174-6850